Nueva Generación Hyundai i30: Comportamiento al volante

- El i30 de Nueva Generación se mueve gracias a una gama de motores de gasolina y diésel turboalimentados de pequeña cilindrada que ofrecen una experiencia de conducción dinámica y eficiente.

Gama de motores

El i30 de Nueva Generación se mueve gracias a una gama de motores de gasolina y diésel turboalimentados de pequeña cilindrada que ofrecen una experiencia de conducción dinámica y eficiente. Hay tres motores de gasolina y uno diésel. Todos los motores vienen de serie con el sistema integrado de Stop and Go (ISG) para una mayor eficiencia. Los motores de gasolina, pueden elegir entre el nuevo motor T-GDI de 1,4 litros, turboalimentado de cuatro cilindros (pionero en un Hyundai) y 140 CV, el motor T-GDI de 1,0 litros, turboalimentado, tres cilindros y 120 CV, y ​​el único motor diésel de 1,6 litros, turboalimentado, de cuatro cilindros y con tres niveles de potencia: 95, 110 y 136 CV. Se puede acoplar a los motores el cambio manual de seis velocidades (6MT) o el cambio de doble embrague de siete velocidades (7DCT) de Hyundai, con una respuesta eficiente y directa.

Nuevo T-GDi de 1,4 litros: ligero y divertido de conducir

El motor de gasolina turboalimentado de cuatro cilindros y 1.353 centímetros cúbicos es claramente más ligero que su predecesor, el Gamma de 1,4 litros. El peso básico del motor se ha reducido en 14 kg y además se han mejorado la eficiencia y la potencia, con 140 CV y un par de 242 Nm. Con un consumo mínimo de 4.8 l/100km* y unas emisiones de CO2 de 109 g/km*.

El nuevo motor incorpora un turbocompresor de alta presión y una sola turbina integrado en el colector de escape para mejorar la eficiencia operativa. El turbo recolocado y rediseñado mejora el tiempo de respuesta al acelerador y el par a bajo régimen. El nuevo diseño inyecta el combustible directamente en el interior del cilindro, lo que mejora la velocidad de combustión y aumenta la potencia y la eficiencia de uso del combustible.

El nuevo motor T-GDi de gasolina turboalimentado de 1,4 litros se ofrece con el 6MT o el 7DCT, lo que permite elegir entre un cambio totalmente automático o un cambio de marchas manual.

El T-GDi de 1,0 litros: dinamismo con tres cilindros

El motor T-GDI de 1,0 litros, desarrollado en el Centro Técnico Namyang de Corea, en colaboración con el Centro Técnico Europeo de Alemania, con 120 CV y ​​171 Nm, ofrece una combinación perfecta de dinamismo y eficiencia. Con un consumo mínimo de 4.5 l/100km* y unas emisiones de CO2 de 103 g/km*.

Un turbocompresor con un actuador de derivación de gases de escape controlado electrónicamente mejora la eficiencia de uso del combustible reduciendo las pérdidas por bombeo y mejorando la respuesta al acelerador y el par a bajo régimen. El motor incorpora un inyector GDI de seis orificios tarado a una presión de 200 bares, superior a la media, que garantiza una combustión limpia y mejora la economía de combustible y las emisiones.

Para reducir al máximo el tamaño del motor, el colector de escape se ha integrado en la culata de forma que ambos comparten el mismo sistema de refrigeración por agua. El resultado es un calentamiento más rápido del catalizador que mejora las cifras de emisiones y consumo en la conducción real.

El T-GDi de 1,0 se ofrece con el cambio 6MT.

Diésel de 1,6 litros con turbocompresión: un motor, tres potencias

Para los clientes que prefieren el diésel, el Hyundai i30 de Nueva Generación se ofrece con un motor de 1,6 litros, turboalimentado, de cuatro cilindros y con tres potencias: la versión de “potencia estándar” con 95 CV, la versión de “potencia media” con 110 CV y la versión de “potencia alta” con 136 CV, con un par máximo de 280 Nm o 300 Nm para la versión con potencia más alta con DCT. Las versiones de potencia media y alta se pueden elegir con el 6MT o el 7DCT.

El cambio de doble embrague y siete velocidades

Hyundai Motor presentó en 2015 su primer cambio de doble embrague y siete velocidades, que combina las ventajas de los cambios automático y manual. El cambio 7DCT mejora el consumo y las emisiones de CO2 hasta en un 20% en comparación con el cambio automático convencional de seis velocidades, al tiempo que la aceleración aumenta hasta en un 10%.

El cambio 7DCT tiene dos embragues en seco con un actuador para cada uno. La potencia del motor se transfiere de forma independiente a las marchas impares y pares, para estar siempre listo para cambiar a la siguiente velocidad sin que se interrumpa el par. Para mejorar la respuesta, se aplica el actuador movido por un motor eléctrico, y una serie de amortiguadores externos mejoran el ruido, las vibraciones y la aspereza durante la conducción.

La transmisión de doble embrague de 7 velocidades del i30 de nueva generación ofrece dos modos de conducción: el modo Normal y el Sport. En el modo sport hay un patrón de cambio diferente que sostiene marchas más tiempo antes de cambiar la dirección proporciona una sensación deportiva y la respuesta del acelerador está adaptado.

* Basado en el Ciclo de Prueba NEDC. El consumo de combustible y los valores de emisión varían en función del tamaño del neumático y del tipo de transmisión.

Marcha y conducción

El i30 de Nueva Generación se ha desarrollado y probado en Europa, con la realización de pruebas de durabilidad aceleradas y pruebas dinámicas en el circuito de carreras más exigente del mundo, el famoso Nürburgring, además de pruebas rigurosas en vías públicas de toda Europa, pasando de las condiciones invernales más frías de Suecia a las más cálidas del sur de España, además de pruebas de remolque en los Alpes, con el fin de hacer frente a las expectativas de los clientes europeos.

Los ingenieros de desarrollo han definido las características del i30 de Nueva Generación: dirección precisa, natural y conectada; manejo ágil, sensible y predecible; y conducción dinámica sin comprometer la comodidad con un buen control de la carrocería. En comparación con su predecesor, la dirección es un 10% más directa y la respuesta del vehículo es 15 milisegundos más rápida.

El nuevo chasis del i30 de Nueva Generación se ha modificado completamente para ofrecer una experiencia de conducción dinámica y conforme con la normativa, acompañada de un elevado nivel de comodidad de conducción. Un elemento que contribuye es la suspensión trasera multibrazo de serie para todas las versiones con un brazo inferior doble y amortiguadores orientados al rendimiento. 

El rendimiento de frenado se optimiza aumentando el diámetro del freno hasta los 288 mm delante para que el conductor aplique una fuerza de frenado mayor en condiciones de calentamiento de las llantas.

Carrocería sólida y ligera: 53% de acero avanzado de alta resistencia

Hyundai Motor es el único fabricante que produce su propio acero para la fabricación de sus vehículos en todo el mundo, lo que se traduce en grandes ventajas para el i30 de Nueva Generación, que ofrece una carrocería resistente y ligera que mejora el rendimiento dinámico y aumenta la seguridad de los ocupantes.

La cantidad de acero avanzado de alta resistencia casi se ha duplicado y es ahora del 53%, al tiempo que se ha reducido el peso de la carrocería en 28 kg y se ha aumentado la rigidez en un 22%, en comparación con su predecesor. En la producción, la longitud de adhesivos estructurales ha aumentado hasta 112 m, mejorando la rigidez y reduciendo el peso.

* El consumo de combustible y el CO2 varían dependiendo del tamaño del neumático y del tipo de transmisión. Valores basados en el Reglamento CE 715/2007 modificado en último lugar por 2015/45.

Contacto