La nueva generación del Hyundai SANTA FE - Prestaciones

- La nueva generación del Santa Fe se presenta con dos motores diésel y uno de gasolina, todos desarrollados por Hyundai Motor para esta cuarta generación.

Los motores han sido modificados para cumplir con los nuevos estándares de emisiones Euro 6C, lo que redunda en una mejor eficiencia de combustible al optimizarse la combustión y minimizarse las pérdidas por fricción en la transmisión.

HTRAC con control variable de par

El sistema HTRAC, desarrollado por Hyundai, se basa en la tecnología de tracción a las cuatro ruedas y controla la entrega de potencia de las ruedas de forma variable. El nombre es una combinación de la H de Hyundai y la primera parte de la palabra ‘tracción’. El control de par variable HTRAC permite una conducción ágil y una mejor entrega de la fuerza del motor dependiendo del agarre de la rueda y de la velocidad del vehículo.

En combinación con los modos de conducción, el HTRAC mejora la aceleración, la estabilidad y la eficiencia del combustible. El sistema aumenta la tracción en nieve, grava y, por supuesto, en superficies de carretera regulares, al tiempo que mejora el rendimiento en las curvas. La relación de distribución de par cambia con los modos de conducción y se muestra en el cuadro de instrumentos. En el modo deportivo, el HTRAC ofrece una mayor aceleración y puede llegar a transmitir hasta el 50% de par al eje trasero. En el modo confort, ofrece una estabilidad mejorada y la entrega de par a las ruedas traseras alcanza el 35%. En modo ecológico, el HTRAC proporciona una mayor eficiencia de combustible al enviar potencia sólo a las ruedas delanteras.

En condiciones resbaladizas, el sistema distribuye automáticamente la potencia a las cuatro ruedas automáticamente.

Motores mejorados y una nueva caja de cambios automática de ocho velocidades

El motor de acceso a la nueva gama SANTA FE es el diésel R2.0, que se ofrece con dos entregas de potencia: 150 CV (110 kW) y 182 CV (134 kW), y en ambos casos con 397 Nm de par. El propulsor puede ir asociado a un cambio manual, de seis velocidades, disponible con tracción delantera o total; o la caja automática, de nuevo desarrollo, con ocho velocidades, sólo para el de tracción a las cuatro ruedas.

El 2.2 CRDi tiene 197 CV (144 kW), 436 Nm de par y está disponible con una caja de cambios de seis velocidades o la automática de ocho con tracción delantera o total.

Todos los motores diésel han disminuido el consumo de combustible, optimizando la combustión y minimizando las pérdidas por fricción del tren motriz. Los diésel están ahora disponibles con la caja de cambios automática de ocho velocidades para una mejor respuesta. El manejo de la transmisión es ahora más directo gracias a la nueva válvula de control y al convertidor de par de placas múltiples. Un rodamiento de doble bola minimiza las pérdidas por fricción y mejora aún más la eficiencia del combustible. Todo ello se combina con una dirección montada en bastidor (R-MDPS), aumentando la respuesta y dando como resultado una relación de transmisión más alta.

El motor de gasolina Theta II, de 2,4 litros, entrega 185 CV (136 kW) y ofrece 241 Nm de par. Además, ahora está disponible con cambio automático de seis velocidades y tracción total.

Chasis y comportamiento

La estrategia de desarrollo de suspensión y dirección para la cuarta generación del SANTA FE se ha centrado en mejorar la capacidad de respuesta y la estabilidad del vehículo, a la vez que mejora la comodidad y la insonorización.

La suspensión proporciona una mayor suavidad de conducción, reduciendo el impacto y la vibración al mínimo. La suspensión se ha endurecido y colocado verticalmente para proporcionar una longitud de recorrido mayor, mejorando la comodidad de conducción.

La puesta a punto del motor asegura un sonido más atractivo y lineal gracias a un pistón rediseñado, que además reduce el ruido en frío en 4 decibelios. Los amortiguadores verticales externos optimizan la capacidad de respuesta y la estabilidad, al tiempo que reducen los niveles de ruido, vibración y aspereza durante la conducción. El ruido de rodadura disminuye gracia a un panel del suelo reforzado y a una mayor cantidad de material en la moqueta.

El sistema de suspensión autonivelante, opcional, controla la altura de conducción de manera constante, independientemente de la carga del vehículo, mediante un sistema de nivelación y amortiguación autónomo.